Colegio MM. Dominicas Vistabella

Algo de historia

 

Las «Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia» es una Congregación religiosa perteneciente a la Orden de Predicadores cuyo fundador fue Santo Domingo de Guzmán. A través de los siglos, el don del Espíritu recibido por Domingo ha sido enriquecido por hombres y mujeres excepcionales como lo fueron el Padre Cueto y la Madre Pilar, nuestros fundadores.

 

La Congregación nace en 1895 en las Islas Canarias como respuesta a las necesidades de promoción y educación en la sociedad de aquella época. Inicia su actividad docente con el colegio de San José en las Palmas de Gran Canaria, le siguen el de Santa Rosa de Lima en La Laguna y Santo Domingo en La Palma. El reconocimiento de esta labor educativa hace que la Congregación sea solicitada por el Obispo de la Diócesis Nivariense Don Domingo Pérez Cáceres, y el día 23 de septiembre de 1928 abre sus puertas el colegio de las dominicas en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, en la calle Emilio Calzadilla y al que se le pone el nombre de Santa Catalina de Siena.

 

Muy pronto las dimensiones del colegio se hicieron insuficientes, trasladándose a otro edificio de la calle Santa Rosalía donde continuaron su labor, hasta que la demanda de puestos escolares y la necesidad de responder a ellas con unas instalaciones adecuadas desplazaron el colegio a su actual ubicación, tomando el nombre del lugar donde está enclavado, Vistabella y desde el que ofrece a la sociedad tinerfeña su propuesta de educación «como forma específica de llenar al hombre y a la mujer del Espíritu de Cristo y contribuir a la edificación de un mundo más humano y más justo» (Const. no 47)

 

 

.